FacebookTwitter

 

Revisión por expertos

Indicaciones y contraindicaciones de trasplante cardíaco

Elián F Giordanino

Revista del Consejo Argentino de Residentes de Cardiología 2021;(162): 0270-0275 


El trasplante cardíaco sigue siendo el mejor tratamiento para pacientes con insuficiencia cardíaca avanzada cuando otras intervenciones farmacológicas y no farmacológicas han fallado. Actualmente, los pacientes tienen una buena esperanza de vida postrasplante, con una supervivencia al año de aproximadamente 90%. Sin embargo, no todos los pacientes son candidatos adecuados para este procedimiento, y conocer las indicaciones y las contraindicaciones para el trasplante cardíaco es importante para la selección adecuada de pacientes.


Palabras clave: trasplante de corazón, insuficiencia cardíaca, contraindicaciones.

Heart transplant remains the best treatment for patients with advanced heart failure when other pharmacological and non-pharmacological interventions have failed. Currently, patients have a good post-transplant life expectancy, with a 1-year survival of approximately 90%. However, not all patients are suitable candidates for this procedure, and knowing the indications as well as the contraindications for heart transplant is important for appropriate patient selection.


Keywords: heart transplant, heart failure, contraindications.


Los autores declaran no poseer conflictos de intereses.

Fuente de información Consejo Argentino de Residentes de Cardiología. Para solicitudes de reimpresión a Revista del CONAREC hacer click aquí.

Recibido 2022-04-04 | Aceptado 2022-05-10 | Publicado 2021-12-30


Licencia Creative Commons
Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivar 4.0 Internacional.

Figura 1. Supervivencia luego del trasplante cardíaco. (Enero 1992 - Junio 2017). (Modificado de IS...

Figura 2. Indicaciones de trasplante cardíaco. ACM: asistencia circulatoria mecánica. TECP: test d...

Figura 3. Contraindicaciones de trasplante cardíaco. IMC: índice de masa corporal. DBT: diabetes m...

Introducción

La insuficiencia cardíaca es un síndrome cada vez más prevalente a nivel mundial con un alto impacto en la calidad de vida y supervivencia. Aunque se han producido grandes avances en el tratamiento de esta afección que aumentan de manera efectiva la supervivencia, la mortalidad sigue siendo inaceptablemente elevada, superando el 40% a los 5 años. Para ponerlo en perspectiva, este pronóstico es peor que una gran cantidad de cánceres1,2. El panorama es aún más preocupante si tenemos en cuenta que los pacientes con insuficiencia cardíaca avanzada son un subgrupo particular con mayores hospitalizaciones, peor calidad de vida y mayor mortalidad, a pesar de un tratamiento médico óptimo. Además, en el caso de pacientes con shock cardiogénico, la supervivencia a corto plazo puede ser tan baja como el 50%3. Sin embargo, desde su primera implementación en 1967, el trasplante cardíaco ha sido el tratamiento de referencia para este grupo de pacientes con insuficiencia cardíaca avanzada. Actualmente, la mediana de supervivencia después de un trasplante cardíaco es de aproximadamente 12 años para trasplantes en adultos y de 18 años para trasplantes pediátricos. La disminución de la supervivencia es mayor durante el primer año después del trasplante debido a las complicaciones tempranas y la mortalidad perioperatoria. Si los pacientes sobreviven el primer año, entonces la mediana de supervivencia condicional es de aproximadamente 14 años para adultos y 22 años para pacientes pediátricos (Figura 1)4,5. Por lo tanto, si consideramos la ominosamente alta mortalidad a 1 año de los pacientes con insuficiencia cardíaca avanzada y la comparamos con una supervivencia postrasplante de más de 10 años, nos damos cuenta de que no existe otra terapia en la insuficiencia cardíaca con tal impacto modificador de la enfermedad.

Desafortunadamente, el trasplante cardíaco es una opción terapéutica limitada debido a la escasez mundial de donantes. Además, no todos los pacientes son candidatos adecuados para este complejo procedimiento. Por ello, es muy importante mejorar la selección de pacientes y, así, aprovechar al máximo este escaso recurso, ya que utilizar un órgano para un paciente que no se beneficiará es quitarle la oportunidad a otro que sí podría hacerlo.

Los pilares de una adecuada selección de pacientes incluyen no solo un conocimiento profundo de las indicaciones para el trasplante de corazón, sino también la consideración de sus contraindicaciones. Un paciente que está “demasiado bien” (es decir, asintomático, sin hospitalizaciones) no se beneficiaría de este procedimiento. Sin embargo, un paciente que está “demasiado enfermo”, con insuficiencia orgánica múltiple a pesar de las dosis máximas de inotrópicos, tampoco lo haría y probablemente requeriría un puente a la candidatura con un dispositivo de soporte mecánico.

A lo largo de esta revisión se discutirán las principales indicaciones y contraindicaciones de los trasplantes cardíacos.

Indicaciones de trasplante cardíaco

En el comienzo, el trasplante cardíaco se consideró una terapia de último recurso para pacientes con insuficiencia cardíaca avanzada. Estos pacientes debían estar bajo tratamiento farmacológico y de dispositivos óptimo, incapaces de superar sus síntomas de insuficiencia cardíaca y, en general, hospitalizados con requerimiento de soporte circulatorio mecánico o inotrópico6. De más está decir que estos son los pacientes con peor evolución posoperatoria, y aunque sigue siendo una indicación de trasplante cardíaco, actualmente existen otras indicaciones basadas en estadios más precoces de la enfermedad para conseguir mejores resultados. De hecho, el tratamiento de la insuficiencia cardíaca generalmente ha pasado de un enfoque gradual y escalonado a uno más holístico y de tratamientos en simultáneo, incluida la consideración del trasplante7,8. Tal es así, los pacientes ambulatorios que continúan con síntomas bajo un tratamiento óptimo pueden ser candidatos aptos para el trasplante siempre que cumplan ciertos requisitos, incluso si no requieren medicamentos vasoactivos o están hospitalizados en ese momento.

Existen múltiples indicaciones para el trasplante cardíaco y diferentes guías tienen recomendaciones ligeramente diferentes, pero el principio general sigue siendo el mismo: pacientes sintomáticos con insuficiencia cardíaca avanzada con terapia farmacológica y no farmacológica óptima que se considera que tienen un mal pronóstico a corto-mediano plazo teniendo en cuenta su evolución clínica, puntuaciones de riesgo o estudios complementarios8-10. Las principales indicaciones para el trasplante cardíaco según las diferentes guías se resumen en la Figura 2 y se describen a continuación:

Shock cardiogénico con requerimiento de inotrópicos o soporte circulatorio mecánico

Los pacientes en shock cardiogénico que requieran inotrópicos y/o soporte circulatorio mecánico por una condición no pasible de recuperación (como sí lo sería la situación en algunos casos de miocarditis o infarto agudo de miocardio susceptibles de revascularización) deben ser considerados para trasplante cardíaco como un tratamiento definitivo. Sin embargo, estos pacientes a menudo están gravemente enfermos y no pueden ser trasplantados directamente en estas condiciones. Por lo tanto, la estabilización hemodinámica e idealmente la resolución de la falla multiorgánica debe lograrse antes del trasplante. Para ello, además del tratamiento farmacológico con fármacos vasoactivos, pueden ser necesarios dispositivos mecánicos de asistencia circulatoria como puente a la candidatura o puente al trasplante11,12.

Arritmias recurrentes potencialmente fatales

Las arritmias ventriculares recurrentes que amenazan la vida son una condición crítica que requiere terapias rápidas. Una situación especial es la tormenta eléctrica o tormenta arrítmica, que se define como tres o más episodios de taquiarritmias ventriculares dentro de las 24 horas o, en pacientes con un cardiodesfibrilador implantable, como tres o más terapias apropiadas para las arritmias ventriculares, como ser terapia de marcapaseo anti taquicardia o descargas, dentro de las 24 horas13. El tratamiento dependerá del estado hemodinámico del paciente; en caso de inestabilidad hemodinámica, debe ser tratada según el protocolo de soporte vital cardíaco avanzado con cardioversión/desfibrilación eléctrica14. Si las arritmias ventriculares recurrentes que amenazan la vida persisten a pesar de un cardiodesfibrilador implantable, terapia antiarrítmica o ablación basada en catéter, entonces se debe considerar el trasplante cardíaco. Además, en algunos casos puede ser necesaria la asistencia circulatoria mecánica para estabilizar a estos pacientes. Dada la condición crítica de estos pacientes, algunas políticas de asignación de órganos priorizan esta situación particular, como es el caso de los criterios de asignación de injertos cardíacos del Instituto Nacional Central Único Coordinador de Ablación e Implante (INCUCAI) donde a los pacientes en tormenta arrítmica se les asigna la condición de Emergencia B.

Angina refractaria

Ha habido grandes avances en el campo de la enfermedad coronaria. Sin embargo, algunos pacientes que no son aptos para una revascularización adicional y persisten con angina refractaria a pesar de la terapia médica deben ser considerados para trasplante cardíaco15. Es cierto que en la actualidad existen múltiples opciones farmacológicas y no farmacológicas para pacientes no susceptibles de revascularización que persisten con angina, que van desde antiagregantes plaquetarios adicionales, neuroestimulación, contrapulsación extracorpórea potenciada hasta incluso terapia génica, que hacen que esta indicación sea cada vez menos frecuente16. A pesar de esto, todavía hay pacientes que necesitan un trasplante cardíaco debido a esta condición.

Miocardiopatía hipertrófica

Una pequeña proporción de pacientes con miocardiopatía hipertrófica pueden necesitar un trasplante cardíaco cuando alcanzan una etapa de insuficiencia cardíaca avanzada. En particular, los pacientes con miocardiopatía hipertrófica no obstructiva que persisten sintomáticos para insuficiencia cardíaca a pesar de un tratamiento médico y quirúrgico/dispositivo óptimo deben incluirse en la lista para trasplante. Es importante tener en cuenta que estos pacientes pueden progresar rápidamente a insuficiencia cardíaca terminal cuando desarrollan disfunción sistólica (fracción de eyección del ventrículo izquierdo < 50 %) con remodelación ventricular similar a la miocardiopatía dilatada, incluida la dilatación del ventrículo y el adelgazamiento de la pared. Dado que estos pacientes suelen tener una fracción de eyección alta, una disminución por debajo del 50% es un predictor importante de mal pronóstico y debe impulsar una monitorización cuidadosa. Además, los pacientes con fracción de eyección normal, pero con síntomas graves debido a disfunción diastólica a pesar del tratamiento médico óptimo también pueden ser considerados para trasplante10.

Después del trasplante de corazón, la supervivencia de estos pacientes es similar o incluso mejor que la de otras miocardiopatías, probablemente en parte debido a la menor edad y al menor número de comorbilidades en el momento de la inclusión en la lista5,20.

Miocardiopatía restrictiva

Las miocardiopatías restrictivas son un grupo especial de enfermedades caracterizadas por disfunción diastólica secundaria al aumento de la rigidez ventricular. Esto conduce a presiones de llenado elevadas con dilatación auricular, por lo general sin dilatación ventricular. Los pacientes que no respondan al tratamiento médico, incluido el tratamiento específico de la etiología, y que sigan teniendo síntomas de insuficiencia cardíaca grave, según la clasificación funcional de la New York Heart Association (NYHA) III-IV, deben ser considerados para un trasplante cardíaco10. Sin embargo, se debe realizar una evaluación de la etiología y el mecanismo subyacente antes del trasplante para evaluar si hay tratamientos específicos disponibles (como, por ejemplo, sarcoidosis, amiloidosis) y para evaluar adecuadamente el pronóstico o las posibles contraindicaciones relacionadas con ciertas etiologías.

Entre las diferentes etiologías que pueden dar lugar a un fenotipo de miocardiopatía restrictiva, la amiloidosis merece una consideración especial. Este grupo de enfermedades se caracteriza por la acumulación de proteínas mal plegadas en la matriz extracelular de diferentes tejidos, incluido el corazón. Existen diferentes tipos de amiloidosis con diferentes pronósticos y tratamientos que deben evaluarse cuidadosamente antes del trasplante8. Además, la afectación extracardíaca grave es una contraindicación en estos pacientes y siempre debe descartarse previamente. Además, los mismos deben ser tratados por un equipo multidisciplinar en centros con experiencia.

En el caso de la amiloidosis de cadena ligera (AL), el trasplante cardíaco debe ser seguido tan pronto como sea posible por un trasplante autólogo de células madre para prevenir la recurrencia21. La amiloidosis por transtiretina hereditaria o familiar (hATTR) es causada por una proteína mal plegada producida en el hígado; por lo tanto, en estos casos se debe realizar un trasplante combinado de corazón e hígado22. Por el contrario, la amiloidosis por transtiretina de tipo salvaje (wtATTR) con afectación cardíaca puede tratarse mediante la realización de un trasplante cardíaco aislado10.

Cardiopatías congénitas

Las cardiopatías congénitas están aumentando en prevalencia ya que las mejores opciones de tratamiento médico y quirúrgico han permitido una mejor supervivencia en los últimos años. De hecho, la cardiopatía congénita del adulto ha surgido como una subespecialidad distinta en cardiología dado el rápido crecimiento de las poblaciones de adultos con esta entidad. Por lo tanto, las enfermedades cardíacas crónicas, en particular la insuficiencia cardíaca terminal, también van en aumento en esta población. En este contexto, los pacientes con cardiopatías congénitas que presentan síntomas de insuficiencia cardíaca a pesar del tratamiento médico y quirúrgico deben ser considerados para trasplante cardíaco o cardiopulmonar, siempre que no presenten compromiso extracardíaco severo. Esta población en particular tiene un peor pronóstico que otras indicaciones de trasplante cardíaco y debe ser tratada en centros experimentados con un enfoque multidisciplinario y disponibilidad de soporte circulatorio mecánico23.

Prueba de ejercicio cardiopulmonar

La prueba de ejercicio cardiopulmonar es un método no invasivo que evalúa exhaustivamente las respuestas al ejercicio que involucran principalmente los sistemas pulmonares, cardiovascular y del músculo esquelético. Ofrece una oportunidad única para evaluar fisiológicamente el compromiso circulatorio en pacientes con insuficiencia cardíaca.

Esta prueba proporciona una gran cantidad de información sobre los sistemas mencionados anteriormente, e incluso puede ayudar a distinguir entre el origen cardíaco y el respiratorio de síntomas como la disnea. Sin embargo, uno de los parámetros más importantes con respecto a la evaluación del candidato a trasplante cardíaco es el consumo máximo de oxígeno (VO2máx). El VO2máx es una herramienta importante para incluir a un paciente para un trasplante cardíaco, ya que puede diferenciar objetivamente a los pacientes con supervivencia limitada de aquellos con bajo riesgo. Sin embargo, los pacientes no deben incluirse en la lista basándose únicamente en el VO2máx y esta información debe evaluarse en el contexto clínico de cada paciente. Existen diferentes valores de corte, pero la indicación más comúnmente aceptada para el trasplante cardíaco es un VO2máx ≤12 ml/kg/min (o ≤14 ml/kg/min en pacientes que no reciben terapia con betabloqueantes debido a intolerancia)10. Cabe señalar que esta indicación de trasplante cardíaco es para pacientes que reciben la dosis máxima tolerada de medicamentos para la insuficiencia cardíaca, así como dispositivos, si correspondiera. Por lo tanto, si un paciente tiene un VO2máx ≤12 ml/kg/min, pero aún no ha sido tratado con medicamentos para la insuficiencia cardíaca, ese paciente primero debe recibir el tratamiento correspondiente y luego deberá volver a evaluarse. Otro punto importante es considerar el VO2máx solo si la prueba de ejercicio cardiopulmonar ha sido máxima, es decir, si el índice de intercambio respiratorio (RER) es >1,09 y se ha alcanzado el umbral anaeróbico. De lo contrario, el VO2máx no debe utilizarse para la toma de decisiones clínicas. En los casos de prueba de ejercicio cardiopulmonar submáxima, una pendiente de ventilación - dióxido de carbono (VE/VCO2) de >35 puede usarse como criterio para el trasplante cardíaco, ya que es independiente del RER y se asocia con peor pronóstico en pacientes con insuficiencia cardíaca10,17.

Hay algunas situaciones especiales que merecen mayor consideración. En pacientes menores de 50 años y en mujeres, también se puede usar un porcentaje del VO2máx previsto ≤50% junto con el valor absoluto de VO2máx para la toma de decisiones clínicas. Además, en pacientes obesos con un índice de masa corporal >30 kg/m2, el VO2máx puede ajustarse a la masa corporal magra, con un valor de corte de < 19 ml/kg/min indicando un peor pronóstico10,18,19.

Aunque el VO2máx es una herramienta muy útil, siempre debe usarse junto con otros datos clínicos. En algunos casos, las puntuaciones de riesgo también pueden ser útiles para tomar la decisión final de incluir a un paciente para un trasplante cardíaco. Las dos puntuaciones más utilizadas son el modelo de insuficiencia cardíaca de Seattle y la puntuación de supervivencia de insuficiencia cardíaca. La supervivencia a un año de menos del 80% calculada por el modelo de insuficiencia cardíaca de Seattle o un rango de riesgo alto/medio de la puntuación de supervivencia de insuficiencia cardíaca son puntos de corte apropiados para considerar el trasplante junto con los valores de VO2máx10.

Retrasplante

El retrasplante sigue siendo el grupo de mayor mortalidad después del trasplante cardíaco y actualmente debe reservarse para pacientes con enfermedad vascular del injerto severa que conduce a disfunción del injerto y/o síntomas de isquemia o insuficiencia cardíaca10,24. La enfermedad vascular del injerto es una proliferación miointimal que ocurre a nivel de las coronarias en los pacientes trasplantados cardíacos y equivale a un rechazo crónico del injerto. Debe descartarse el rechazo celular o humoral agudo del injerto antes del retrasplante, y los beneficios y riesgos del procedimiento deben discutirse con el paciente. Otras indicaciones para el retrasplante cardíaco son raras y deben considerarse de forma individual.

Trasplante cardíaco en pacientes con virus de la inmunodeficiencia humana

Anteriormente, la infección por el virus de la inmunodeficiencia humana (VIH) se consideraba una contraindicación para el trasplante cardíaco. Actualmente, estos pacientes tienen un mejor pronóstico debido a los avances en la terapia antirretroviral altamente efectiva. La enfermedad cardiovascular ha surgido como una complicación creciente en esta población y estos pacientes pueden tener indicación para un trasplante si desarrollan insuficiencia cardíaca en etapa terminal. Para considerar a estos pacientes en trasplante se deben cumplir una serie de requisitos10,25:

  • Ausencia de infección oportunista.
  • Clínicamente estable con terapia antirretroviral altamente efectiva durante más de 3 meses.
  • Carga viral indetectable y CD4 de más de 200 células/microlitro durante más de 3 meses.

    Se necesita un enfoque multidisciplinario en un centro experimentado para tratar a esta población especial, y el manejo de la terapia antirretroviral altamente efectiva junto con los regímenes inmunosupresores puede ser un desafío.

    Otras situaciones especiales

    Los pacientes con el virus de la hepatitis B/C e insuficiencia cardíaca en etapa terminal pueden ser considerados para un trasplante cardíaco en centros experimentados si no hay una enfermedad hepática avanzada en estadio de cirrosis26. La enfermedad de Chagas ya no es una contraindicación para el trasplante; de hecho, la miocardiopatía chagásica se está convirtiendo cada vez más en una indicación frecuente para el trasplante cardíaco.

    Finalmente, hay que recordar que lo anterior constituyen recomendaciones generales, pero existen indicaciones especiales de trasplante cardíaco que no suelen contemplarse en las guías y deben evaluarse de forma individual.

    Contraindicaciones de trasplante

    cardíaco

    Al considerar a un paciente para un trasplante cardíaco, evaluar las posibles contraindicaciones es tan importante como evaluar sus indicaciones. Existen diferentes situaciones que deben ser tenidas en cuenta de acuerdo a diferentes guías y no existe un acuerdo universal sobre qué situaciones deben ser consideradas como contraindicaciones absolutas o relativas para el trasplante cardíaco8-10. Además, algunas contraindicaciones pueden superarse con un tratamiento adecuado, como es el caso de la hipertensión pulmonar severa con el uso de dispositivos de asistencia circulatoria mecánica (puente a la candidatura). Para efectos académicos, las contraindicaciones se agruparán en cuatro categorías: hemodinámicas, sistémicas, psicosociales e individuales. La Figura 3 resume las principales contraindicaciones para el trasplante cardíaco según diferentes guías.

    Individuales

    Como norma general, se considera que los pacientes con una esperanza de vida inferior a 2 años por enfermedades extracardíacas tienen una contraindicación absoluta para el trasplante cardíaco. Además, los pacientes deben ser considerados para trasplante cardíaco hasta los 70 años e, idealmente, hasta los 65 años. Esto constituye una contraindicación relativa y se pueden considerar algunas excepciones de forma individual ya que la edad biológica es más importante que la cronológica8,10.

    La obesidad es una contraindicación relativa, ya que se asocia con peores resultados. Por lo tanto, se debe recomendar la pérdida de peso para lograr un índice de masa corporal de 35 kg/m2 o menos27.

    Finalmente, la evaluación de la fragilidad ha ganado relevancia en los últimos años y existen diferentes herramientas de evaluación que se utilizan cuando se considera la candidatura a trasplante28. Las pautas de la Sociedad Internacional de Trasplante de Corazón y Pulmón definen a los pacientes frágiles como aquellos con 3 de los siguientes 5 síntomas10:

  • Pérdida de peso involuntaria >4,5 kg en un año.
  • Pérdida muscular.
  • Fatiga.
  • Velocidad de marcha lenta.
  • Bajos niveles de actividad física.

    Sin embargo, todavía no existe un consenso general sobre cuál es la mejor herramienta para evaluar la fragilidad y debe considerarse una contraindicación relativa junto con otras condiciones.

    Sistémicas

    Existen diferentes condiciones sistémicas o extracardíacas que pueden ser consideradas como contraindicaciones para el trasplante cardíaco. Las infecciones sistémicas no controladas y la enfermedad cerebrovascular sintomática grave se asocian con peor pronóstico.

    Además, la enfermedad vascular periférica grave es una contraindicación relativa para el trasplante, ya que limita la rehabilitación después del procedimiento, por lo que se debe intentar la revascularización antes del trasplante siempre que sea posible.

    Las neoplasias también se consideran una contraindicación, pero deben ser evaluadas caso por caso con un equipo multidisciplinario, que incluya especialistas en oncología, teniendo en cuenta el tipo de malignidad y el tiempo de remisión. En general, las neoplasias activas no circunscritas deben considerarse como contraindicaciones8,10.

    La diabetes mellitus con control deficiente de la glucemia (HbA1c >7,5%) o daño de órgano blanco a pesar del tratamiento médico óptimo es una contraindicación relativa para el trasplante. Además, la insuficiencia renal crónica irreversible con un filtrado glomerular inferior a 30 ml/min/1,73 m2 es una contraindicación relativa para el trasplante cardíaco aislado. En este caso, se debe considerar el trasplante combinado de corazón y riñón10.

    Hemodinámicas

    La inestabilidad hemodinámica con falla multiorgánica debe considerarse una contraindicación. Los pacientes deben estabilizarse primero con fármacos vasoactivos y/o asistencia circulatoria mecánica como puente al trasplante8,11,12.

    La hipertensión pulmonar grave refractaria al tratamiento médico puede considerarse una contraindicación. Por lo tanto, el cateterismo derecho con un catéter de Swan-Ganz es esencial en la evaluación y seguimiento de los pacientes considerados para trasplante. Si la presión sistólica de la arteria pulmonar es ≥50 mmHg con más de 3 unidades Wood de resistencia vascular pulmonar o un gradiente transpulmonar ≥15, se debe realizar una prueba con inotrópicos y/o vasodilatadores pulmonares (es decir, prueba de vasorreactividad). Se considera que los pacientes con resistencia vascular pulmonar >5 unidades Wood y/o gradiente transpulmonar >6-20 mmHg a pesar de la terapia médica (vasodilatadores pulmonares) y de dispositivo (balón de contrapulsación intraaórtico y/o dispositivos de asistencia ventricular izquierda) tienen hipertensión pulmonar irreversible, que es una contraindicación relativa para el trasplante cardiaco. Estos pacientes pueden ser considerados para terapia de destino con una asistencia ventricular izquierda de largo plazo, especialmente si la hipertensión pulmonar persiste después de 3 a 6 meses de descarga efectiva del ventrículo izquierdo. Por otro lado, la prueba de vasorreactividad se considera positiva si la presión arterial pulmonar media desciende más de 10 mmHg y hasta un valor absoluto de 40 mmHg o menos. Si la resistencia vascular pulmonar se reduce a 2,5 unidades Wood o menos sin disminuir la presión arterial sistólica por debajo de 85 mmHg, entonces el paciente puede ser incluido en la lista para trasplante de corazón. Cabe señalar que, si la reducción de la resistencia vascular pulmonar por debajo de 2,5 se logra mediante la reducción de la presión arterial sistólica por debajo de 85 mmHg, el pronóstico luego del trasplante cardíaco sigue siendo desfavorable10,29. Finalmente, se puede considerar el trasplante combinado de corazón y pulmón en casos seleccionados.

    Psicosociales

    Los pacientes que demuestran poca adherencia a la terapia farmacológica en múltiples ocasiones y aquellos con abuso de sustancias activas, incluido el alcohol, tienen una contraindicación absoluta para el trasplante cardíaco8,10. Además, el tabaquismo activo en los 6 meses anteriores es una contraindicación relativa, ya que se asocia con peores resultados10,30.

    Los pacientes con apoyo insuficiente de su entorno y contexto social que no permitan una atención adecuada después de un trasplante deben ser evaluados cuidadosamente y los trabajadores sociales son esenciales para tratar de lograr mejores condiciones. Si esto no es posible, entonces esta situación debe considerarse una contraindicación relativa. Al mismo tiempo, las discapacidades cognitivas graves o la demencia pueden hacer que el trasplante sea potencialmente dañino de no contar co al apoyo suficiente8,10.

    Conclusiones

    El trasplante de corazón es un tratamiento que salva vidas en una población críticamente enferma con insuficiencia cardíaca avanzada. Ningún otro tratamiento tiene un impacto tan importante en esta condición, capaz de cambiar un curso clínico de otro modo ominoso, como es, por ejemplo, el caso de pacientes en shock cardiogénico con una mortalidad a corto plazo del 50%, y transformarlo en una situación con buena calidad y esperanza de vida, con una mediana de supervivencia de más de 12 años. Para aprovechar al máximo este recurso escaso, es de suma importancia mejorar la selección de pacientes. Por este motivo, el conocimiento exhaustivo de las indicaciones y contraindicaciones del trasplante cardíaco es de suma importancia.

    Bibliografía

    1. Jones NR, Roalfe AK, Adoki I, Hobbs FDR, Taylor CJ. Survival of patients with chronic heart failure in the community: a systematic review and meta-analysis. Eur J Heart Fail 2019;21(11):1306-25.
    2. Mamas MA, Sperrin M, Watson MC, Coutts A, Wilde K, Burton C, et al. Do patients have worse outcomes in heart failure than in cancer? A primary care-based cohort study with 10-year follow-up in Scotland. Eur J Heart Fail 2017;19(9):1095-104.
    3. Harjola VP, Lassus J, Sionis A, Køber L, Tarvasmäki T, Spinar J, et al. CardShock Study Investigators; GREAT network. Clinical picture and risk prediction of short-term mortality in cardiogenic shock. Eur J Heart Fail 2015;17(5):501-9.
    4. Moayedi Y, Fan CPS, Cherikh WS, Stehlik J, Teuteberg JJ, Ross HJ, et al. Survival Outcomes After Heart Transplantation: Does Recipient Sex Matter? Circ Heart Fail 2019;12(10): e006218.
    5. Chambers DC, Perch M, Zuckermann A, Cherikh WS, Harhay MO, Hayes D Jr, et al. International Society for Heart and Lung Transplantation. The International Thoracic Organ Transplant Registry of the International Society for Heart and Lung Transplantation: Thirty-eighth adult lung transplantation report - 2021; Focus on recipient characteristics. J Heart Lung Transplant 2021;40(10):1060-1072.
    6. Jessup M, Brozena S. Heart failure. N Engl J Med 2003;348(20):2007-18.
    7. Yancy CW, Jessup M, Bozkurt B, Butler J, Casey DE Jr, Colvin MM, et al. 2017 ACC/AHA/HFSA Focused Update of the 2013 ACCF/AHA Guideline for the Management of Heart Failure: A Report of the American College of Cardiology/American Heart Association Task Force on Clinical Practice Guidelines and the Heart Failure Society of America. Circulation 2017;136(6): e137-e161.
    8. McDonagh TA, Metra M, Adamo M, Gardner RS, Baumbach A, Böhm M, et al. 2021 ESC Guidelines for the diagnosis and treatment of acute and chronic heart failure. Eur Heart J 2021;42(36):3599-726.
    9. Yancy CW, Jessup M, Bozkurt B, Butler J, Casey DE Jr, Drazner MH, et al. 2013 ACCF/AHA guideline for the management of heart failure: a report of the American College of Cardiology Foundation/American Heart Association Task Force on Practice Guidelines. J Am Coll Cardiol 2013;62(16):e147-239.
    10. Mehra MR, Canter CE, Hannan MM, Semigran MJ, Uber PA, Baran DA, et al. The 2016 International Society for Heart Lung Transplantation listing criteria for heart transplantation: A 10-year update. J Heart Lung Transplant 2016;35(1):1-23.
    11. Giordanino EF. Challenges in optimal bridge to transplantation strategy using short-term mechanical circulatory support devices. Clin Transplant 2020;34(10):e14033.
    12. Giordanino EF, Absi DO, Favaloro LE, Renedo MF, Ratto RD, Rubira DM, et al. Short-term mechanical circulatory support devices as bridge to heart transplantation: A prospective single-center experience in Argentina. Clin Transplant 2020;34(7):e13888.
    13. Al-Khatib SM, Stevenson WG, Ackerman MJ, Bryant WJ, Callans DJ, Curtis AB, et al. 2017 AHA/ACC/HRS Guideline for Management of Patients With Ventricular Arrhythmias and the Prevention of Sudden Cardiac Death: A Report of the American College of Cardiology/American Heart Association Task Force on Clinical Practice Guidelines and the Heart Rhythm Society. J Am Coll Cardiol 2018;72(14):e91-e220.
    14. Andersen LW, Holmberg MJ, Berg KM, Donnino MW, Granfeldt A. In-Hospital Cardiac Arrest: A Review. JAMA 2019;321(12):1200-10.
    15. Alraies MC, Eckman P. Adult heart transplant: indications and outcomes. J Thorac Dis 2014;6(8):1120-8.
    16. Kim MC, Kini A, Sharma SK. Refractory angina pectoris: mechanism and therapeutic options. J Am Coll Cardiol 2002;39(6):923-34.
    17. Arena R, Myers J, Aslam SS, Varughese EB, Peberdy MA. Peak VO2 and VE/VCO2 slope in patients with heart failure: a prognostic comparison. Am Heart J 2004;147(2):354-60.
    18. Stelken AM, Younis LT, Jennison SH, Miller DD, Miller LW, Shaw LJ, et al. Prognostic value of cardiopulmonary exercise testing using percent achieved of predicted peak oxygen uptake for patients with ischemic and dilated cardiomyopathy. J Am Coll Cardiol. 1996;27(2):345-52.
    19. Osman AF, Mehra MR, Lavie CJ, Nunez E, Milani RV. The incremental prognostic importance of body fat adjusted peak oxygen consumption in chronic heart failure. J Am Coll Cardiol. 2000;36(7):2126-31.
    20. Maron MS, Kalsmith BM, Udelson JE, Li W, DeNofrio D. Survival after cardiac transplantation in patients with hypertrophic cardiomyopathy. Circ Heart Fail. 2010;3(5):574-9.
    21. Dey BR, Chung SS, Spitzer TR, Zheng H, Macgillivray TE, Seldin DC, et al. Cardiac transplantation followed by dose-intensive melphalan and autologous stem-cell transplantation for light chain amyloidosis and heart failure. Transplantation 2010;90(8):905-11.
    22. Raichlin E, Daly RC, Rosen CB, McGregor CG, Charlton MR, Frantz RP, et al. Combined heart and liver transplantation: a single-center experience. Transplantation 2009;88(2):219-25.
    23. Davies RR, Russo MJ, Mital S, Martens TM, Sorabella RS, Hong KN, et al. Predicting survival among high-risk pediatric cardiac transplant recipients: an analysis of the United Network for Organ Sharing database. J Thorac Cardiovasc Surg 2008;135(1):147-55, 155.e1-2.
    24. Johnson MR, Aaronson KD, Canter CE, Kirklin JK, Mancini DM, Mehra MR, et al. Heart retransplantation. Am J Transplant 2007;7(9):2075-81.
    25. Koval CE, Farr M, Krisl J, Haidar G, Pereira MR, Shrestha N, et al. Heart or lung transplant outcomes in HIV-infected recipients. J Heart Lung Transplant 2019;38(12):1296-305.
    26. Kim EY, Ko HH, Yoshida EM. A concise review of hepatitis C in heart and lung transplantation. Can J Gastroenterol 2011;25(8):445-8.
    27. Russo MJ, Hong KN, Davies RR, Chen JM, Mancini DM, Oz MC, et al. The effect of body mass index on survival following heart transplantation: do outcomes support consensus guidelines? Ann Surg 2010;251(1):144-52.
    28. Seese L, Hirji S, Sultan I, Gleason T, Kilic A. Frailty Screening Tool for Patients Undergoing Orthotopic Heart Transplant. Ann Thorac Surg 2021;111(2):586-93.
    29. Ghio S, Crimi G, Temporelli PL, Traversi E, La Rovere MT, Cannito A, et al. Haemodynamic effects of an acute vasodilator challenge in heart failure patients with reduced ejection fraction and different forms of post-capillary pulmonary hypertension. Eur J Heart Fail 2018;20(4):725-34.
    30. Radovancevic B, Poindexter S, Birovljev S, Velebit V, McAllister HA, Duncan JM, et al. Risk factors for development of accelerated coronary artery disease in cardiac transplant recipients. Eur J Cardiothorac Surg1990;4(6):309-12; discussion 313.

  1. Jones NR, Roalfe AK, Adoki I, Hobbs FDR, Taylor CJ. Survival of patients with chronic heart failure in the community: a systematic review and meta-analysis. Eur J Heart Fail 2019;21(11):1306-25.

  2. Mamas MA, Sperrin M, Watson MC, Coutts A, Wilde K, Burton C, et al. Do patients have worse outcomes in heart failure than in cancer? A primary care-based cohort study with 10-year follow-up in Scotland. Eur J Heart Fail 2017;19(9):1095-104.

  3. Harjola VP, Lassus J, Sionis A, Køber L, Tarvasmäki T, Spinar J, et al. CardShock Study Investigators; GREAT network. Clinical picture and risk prediction of short-term mortality in cardiogenic shock. Eur J Heart Fail 2015;17(5):501-9.

  4. Moayedi Y, Fan CPS, Cherikh WS, Stehlik J, Teuteberg JJ, Ross HJ, et al. Survival Outcomes After Heart Transplantation: Does Recipient Sex Matter? Circ Heart Fail 2019;12(10): e006218.

  5. Chambers DC, Perch M, Zuckermann A, Cherikh WS, Harhay MO, Hayes D Jr, et al. International Society for Heart and Lung Transplantation. The International Thoracic Organ Transplant Registry of the International Society for Heart and Lung Transplantation: Thirty-eighth adult lung transplantation report - 2021; Focus on recipient characteristics. J Heart Lung Transplant 2021;40(10):1060-1072.

  6. Jessup M, Brozena S. Heart failure. N Engl J Med 2003;348(20):2007-18.

  7. Yancy CW, Jessup M, Bozkurt B, Butler J, Casey DE Jr, Colvin MM, et al. 2017 ACC/AHA/HFSA Focused Update of the 2013 ACCF/AHA Guideline for the Management of Heart Failure: A Report of the American College of Cardiology/American Heart Association Task Force on Clinical Practice Guidelines and the Heart Failure Society of America. Circulation 2017;136(6): e137-e161.

  8. McDonagh TA, Metra M, Adamo M, Gardner RS, Baumbach A, Böhm M, et al. 2021 ESC Guidelines for the diagnosis and treatment of acute and chronic heart failure. Eur Heart J 2021;42(36):3599-726.

  9. Yancy CW, Jessup M, Bozkurt B, Butler J, Casey DE Jr, Drazner MH, et al. 2013 ACCF/AHA guideline for the management of heart failure: a report of the American College of Cardiology Foundation/American Heart Association Task Force on Practice Guidelines. J Am Coll Cardiol 2013;62(16):e147-239.

  10. Mehra MR, Canter CE, Hannan MM, Semigran MJ, Uber PA, Baran DA, et al. The 2016 International Society for Heart Lung Transplantation listing criteria for heart transplantation: A 10-year update. J Heart Lung Transplant 2016;35(1):1-23.

  11. Giordanino EF. Challenges in optimal bridge to transplantation strategy using short-term mechanical circulatory support devices. Clin Transplant 2020;34(10):e14033.

  12. Giordanino EF, Absi DO, Favaloro LE, Renedo MF, Ratto RD, Rubira DM, et al. Short-term mechanical circulatory support devices as bridge to heart transplantation: A prospective single-center experience in Argentina. Clin Transplant 2020;34(7):e13888.

  13. Al-Khatib SM, Stevenson WG, Ackerman MJ, Bryant WJ, Callans DJ, Curtis AB, et al. 2017 AHA/ACC/HRS Guideline for Management of Patients With Ventricular Arrhythmias and the Prevention of Sudden Cardiac Death: A Report of the American College of Cardiology/American Heart Association Task Force on Clinical Practice Guidelines and the Heart Rhythm Society. J Am Coll Cardiol 2018;72(14):e91-e220.

  14. Andersen LW, Holmberg MJ, Berg KM, Donnino MW, Granfeldt A. In-Hospital Cardiac Arrest: A Review. JAMA 2019;321(12):1200-10.

  15. Alraies MC, Eckman P. Adult heart transplant: indications and outcomes. J Thorac Dis 2014;6(8):1120-8.

  16. Kim MC, Kini A, Sharma SK. Refractory angina pectoris: mechanism and therapeutic options. J Am Coll Cardiol 2002;39(6):923-34.

  17. Arena R, Myers J, Aslam SS, Varughese EB, Peberdy MA. Peak VO2 and VE/VCO2 slope in patients with heart failure: a prognostic comparison. Am Heart J 2004;147(2):354-60.

  18. Stelken AM, Younis LT, Jennison SH, Miller DD, Miller LW, Shaw LJ, et al. Prognostic value of cardiopulmonary exercise testing using percent achieved of predicted peak oxygen uptake for patients with ischemic and dilated cardiomyopathy. J Am Coll Cardiol. 1996;27(2):345-52.

  19. Osman AF, Mehra MR, Lavie CJ, Nunez E, Milani RV. The incremental prognostic importance of body fat adjusted peak oxygen consumption in chronic heart failure. J Am Coll Cardiol. 2000;36(7):2126-31.

  20. Maron MS, Kalsmith BM, Udelson JE, Li W, DeNofrio D. Survival after cardiac transplantation in patients with hypertrophic cardiomyopathy. Circ Heart Fail. 2010;3(5):574-9.

  21. Dey BR, Chung SS, Spitzer TR, Zheng H, Macgillivray TE, Seldin DC, et al. Cardiac transplantation followed by dose-intensive melphalan and autologous stem-cell transplantation for light chain amyloidosis and heart failure. Transplantation 2010;90(8):905-11.

  22. Raichlin E, Daly RC, Rosen CB, McGregor CG, Charlton MR, Frantz RP, et al. Combined heart and liver transplantation: a single-center experience. Transplantation 2009;88(2):219-25.

  23. Davies RR, Russo MJ, Mital S, Martens TM, Sorabella RS, Hong KN, et al. Predicting survival among high-risk pediatric cardiac transplant recipients: an analysis of the United Network for Organ Sharing database. J Thorac Cardiovasc Surg 2008;135(1):147-55, 155.e1-2.

  24. Johnson MR, Aaronson KD, Canter CE, Kirklin JK, Mancini DM, Mehra MR, et al. Heart retransplantation. Am J Transplant 2007;7(9):2075-81.

  25. Koval CE, Farr M, Krisl J, Haidar G, Pereira MR, Shrestha N, et al. Heart or lung transplant outcomes in HIV-infected recipients. J Heart Lung Transplant 2019;38(12):1296-305.

  26. Kim EY, Ko HH, Yoshida EM. A concise review of hepatitis C in heart and lung transplantation. Can J Gastroenterol 2011;25(8):445-8.

  27. Russo MJ, Hong KN, Davies RR, Chen JM, Mancini DM, Oz MC, et al. The effect of body mass index on survival following heart transplantation: do outcomes support consensus guidelines? Ann Surg 2010;251(1):144-52.

  28. Seese L, Hirji S, Sultan I, Gleason T, Kilic A. Frailty Screening Tool for Patients Undergoing Orthotopic Heart Transplant. Ann Thorac Surg 2021;111(2):586-93.

  29. Ghio S, Crimi G, Temporelli PL, Traversi E, La Rovere MT, Cannito A, et al. Haemodynamic effects of an acute vasodilator challenge in heart failure patients with reduced ejection fraction and different forms of post-capillary pulmonary hypertension. Eur J Heart Fail 2018;20(4):725-34.

  30. Radovancevic B, Poindexter S, Birovljev S, Velebit V, McAllister HA, Duncan JM, et al. Risk factors for development of accelerated coronary artery disease in cardiac transplant recipients. Eur J Cardiothorac Surg1990;4(6):309-12; discussion 313.

Autores

Elián F Giordanino
Médico de Insuficiencia Cardíaca y Trasplante Cardíaco. Hospital Universitario Fundación Favaloro..

Autor correspondencia

Elián F Giordanino
Médico de Insuficiencia Cardíaca y Trasplante Cardíaco. Hospital Universitario Fundación Favaloro..

Correo electrónico: efgiordanino@ffavaloro.org

Para descargar el PDF del artículo
Indicaciones y contraindicaciones de trasplante cardíaco

Haga click aquí


Para descargar el PDF de la revista completa
Revista del CONAREC, Volumen Año 2021 Num 162

Haga click aquí

Titulo
Indicaciones y contraindicaciones de trasplante cardíaco

Autores
Elián F Giordanino

Publicación
Revista del CONAREC

Editor
Consejo Argentino de Residentes de Cardiología

Fecha de publicación
2021-12-30

Registro de propiedad intelectual
© Consejo Argentino de Residentes de Cardiología

Reciba la revista gratis en su correo


Suscribase gratis a nuestra revista y recibala en su correo antes de su publicacion impresa.


Consejo Argentino de Residentes de Cardiología
Azcuénaga 980 - (C1122AAJ) CABA | Argentina | tel./fax +54 9 11 3677 2989 | e-mail info@conarec.org | www.conarec.org

Registro de la Propiedad Intelectual en trámite. Propietario: Consejo Argentino de Residentes de Cardiología (CONAREC) | ISSN 0329-0433 | ISSN digital 1853-2357

La plataforma Meducatium es un proyecto editorial de Publicaciones Latinoamericanas S.R.L.
Piedras 1333 2° C (C1240ABC) Ciudad Autónoma de Buenos Aires | Argentina | tel./fax (5411) 4362-1600 | e-mail info@publat.com.ar | www.publat.com.ar

Meducatium versión 2.2.1.3 ST